Cuando empezamos a planificar el año 2021 en Wakami, tuvimos conversaciones sobre la sostenibilidad y lo que significaba para nosotros; ¿qué significa (realmente) la sostenibilidad? ¿Quién la define? ¿Cómo se aplica a Wakami?

Siempre que pensábamos en la sostenibilidad desde una perspectiva de diseño, nos centrábamos en los materiales que utilizábamos. ¿Cómo podríamos mejorar nuestros materiales para crear productos sostenibles de buena calidad? ¿Los materiales que ya utilizamos,  cuidan de la tierra y de su gente?

Empecé a investigar sobre los materiales que más utilizábamos, centrándome en el concepto de alto impacto – bajo costo. Cuanto más leía, más confundida me sentía. Algunos decían que el algodón reciclado era el camino a seguir, pero luego otros artículos sugerían que sólo se podía reciclar una vez para mantener la calidad, por lo que no era realmente sostenible. Otros decían que el PET reciclado era una buena opción, mientras que otros decían que era incluso peor que el plástico normal debido a las nano partículas de plástico que se esparcen cada vez que lavamos el producto. Entonces encontré algunos materiales innovadores bastante sorprendentes, pero luego descubrí que todavía no estaban disponibles para el uso común.

Un poco frustrada, volví al equipo de Wakami para que me orientaran. Empecé a hablar con María, nuestra fundadora, y mientras hablábamos de la sostenibilidad en Wakami y de cómo encaja con nuestros objetivos y estrategias, la palabra “familia” no dejaba de surgir.

En Wakami, como empresa, nuestro objetivo no es sólo ser sostenibles, o tener productos sostenibles, sino tener un negocio que cree familias sostenibles. Nuestros productores suelen estar atrapados en ciclos de pobreza que impiden a sus hijos alcanzar un lugar de estabilidad.  Cuidar de la Tierra es fundamental para nosotros, pero cuidar de las personas, de las familias Wakami es lo primero.

Todavía las preguntas y respuestas sobre lo que significa la sostenibilidad no estaban claras. Pero esta vez, en lugar de salir a buscar respuestas, decidimos mirar hacia adentro, volver a las comunidades. Fuimos a Jocotán para visitar un proyecto piloto de agricultura regenerativa dirigido por Comunidades de la Tierra (nuestra ONG hermana). El objetivo de este proyecto es tener familias sostenibles mientras se equilibra el ecosistema y se cuida la Tierra. Cuidar la tierra mientras ella cuida de nosotros.

En este proyecto piloto, las familias comienzan con gallinas y huertos de hierbas y verduras. Producen sus propios alimentos y al mismo tiempo generan ingresos vendiendo lo que producen. Este proyecto aporta diversidad ecológica a la tierra enriqueciendo el suelo y equilibrando el ecosistema. Al mismo tiempo, genera ingresos que ayudan a romper el ciclo de la pobreza.

Después de visitar algunas parcelas, nos dirigimos a otro pueblo llamado Olopa para visitar a un grupo de mujeres que trabajan con lazo natural de Maguey. El lazo es un tipo de fibra que se utiliza para crear materiales para bolsas y otros productos.  Esta fue una de las experiencias más fascinantes que he tenido.  En 45 minutos nos mostraron cómo cosechan las fibras de la planta Izote de Mezcal, las hilan y las tejen en paneles que se convierten en bolsos. Estas mujeres utilizaban técnicas ancestrales para fabricar las fibras de las plantas locales que luego pasan a formar parte de los productos que llegarán a la cadena de valor de Wakami.  (¡Hablando de trazabilidad y transparencia en un producto!) Pudieron crear estas fibras utilizando sus manos y sencillas herramientas hechas por ellas mismas con madera.   Se trataba de materiales sostenibles que podían generar ingresos para cambiar sus vidas.  En combinación con la metodología de la agricultura regenerativa, se trataba de un sistema que alimentaba la tierra que cultivaba las plantas que luego se convertían en las fibras de los productos que fabricaban.  En el proceso estaban generando ingresos no sólo para mantener a sus familias, sino para dar a sus hijos la posibilidad de recibir educación, casas más sanas y sueños de futuro.

Después de este largo día de observación, nos reunimos con María, con Kendall y Max de Comunidades de la Tierra y con el equipo de diseño y empezamos a hablar de un nuevo sueño para Wakami y de lo que significa la sostenibilidad para nosotros.

En este sueño, no se trataba simplemente de que los materiales que utilizáramos fueran sostenibles.  Sino que los productos y materiales provendrían de un sistema que ayudara a la familia a ser sostenible rompiendo el ciclo de la pobreza. Con este sistema, una familia con una parcela de tierra con suelo enriquecido capaz de cultivar productos comestibles y vendibles.  Al integrar gallinas que trabajan la tierra, ponen huevos y generan ingresos, tanto la tierra como la oportunidad de obtener ingresos pueden prosperar. Las plantas de Izote sirven como barreras contra la lluvia para proteger el suelo, pero también pueden cosecharse y transformarse en fibras, hilos y productos que generan ingresos.  Para nosotros, el sueño de la sostenibilidad va más allá de un material saludable para la Tierra, sino que también incluye a una familia que cuida de la tierra mientras ella cuida de ellos. Eso es lo que creemos que es un ecosistema y una familia sostenible.

Esta bolsa cuenta esta historia. Fue confeccionada por una familia con hilo de maguey cosechado e hilado en Olopa, tejida en telar de piso tradicional por otra familia en Totonicapán y ensamblada en Antigua Guatemala. Este es nuestro sueño de sostenibilidad, no sólo un producto sano, sino una familia sana que puede romper el ciclo de la pobreza y mantener un ciclo de prosperidad. Un producto que luego puede viajar hasta ti e inspirarte a ti, el ciudadano del mundo.