La vida es más bonita cuando te tomas el tiempo para respirar, para ver los atardeceres. La vida es más bonita cuando comes un mango y tienes las manos sucias por su miel. La vida es bonita cuando ves una cadena de hormigas, cuando nos atrevemos a notar cómo las nubes corren por el cielo, cuando olemos cómo la lluvia golpea el suelo. La naturaleza es fuente de inspiración para pintores, escritores, poetas e incluso para mí… que estoy sentado en un tren, no un artista sino una simple comunicadora… La tierra es mi inspiración y mi mejor antídoto contra la rutina.

Para mí es muy fácil entender por qué cuidar la Tierra es el llamado de la humanidad. Estamos aquí para bailar con ella, con la Tierra. Vinimos a cuidarla… a cambio disfrutamos de todas sus delicias. Pero la pregunta sigue siendo… ¿CÓMO? ¿Cómo se supone que los ciudadanos del mundo deben cuidar la Tierra? Hay tanta información que es difícil identificar cuál es la mejor manera de tomar una posición HOY y comenzar a cambiar las cosas que están dañando nuestro hogar común. Entonces aquí tenemos algunas ideas:

  1. Trabaja junto a con otros. Los sueños colectivos son imparables. Hay mucha gente que hace grandes cosas por la Tierra. Únete a un movimiento, elige una causa y trabaja con otros soñadores como tú.
  2. Empieza por tus hábitos. Nuestros hábitos diarios, las pequeñas cosas, están construyendo o dañando constantemente la Tierra. Siempre son las cosas pequeñas. Las bolsas que usamos, el aire acondicionado, cuánto usamos el auto en lugar de caminar, qué tipo de mascarillas usamos, qué tipo de comida estamos comprando. Es importante evaluar de vez en cuando y cambiar tantas cosas como sea posible para que nuestras acciones diarias nos ayuden a construir el mundo en el que queremos vivir.
  3. Pasa más tiempo en la naturaleza. Para mi esto es clave. Cuanto más conozco la Tierra, más la escucho, más la veo… más quiero cuidarla. Estamos tan conectados con nuestras computadoras, nuestras rutinas … estamos dentro de un ritmo continuo que no nos permitirá conectarnos con lo importante. Conoce tu entorno, el tipo de árboles que hay a tu alrededor, el tipo de pájaros, sal a dar un largo paseo y enamórate de la Tierra.
  4. Compra productos que sean amables con la Tierra. Busca trazabilidad, B corps, comercio justo, materiales orgánicos o reciclados. Haz tu tarea. Investiga sobre materiales, marcas y empresas y compra conscientemente. Finalmente, compre a propósito en menos cantidad. Nuestras compras realmente dan forma a nuestro mundo.
  5. Conecta con nuestra comunidad. En Wakami trabajamos duro para diseñar, comercializar y trabajar de una manera que celebre la Tierra y que sea lo más respetuosa posible con ella. No somos perfectos, pero estamos poniendo todos nuestros esfuerzos para hacer de nuestra marca un ecosistema que conecte la Tierra y las personas con propósito, prosperidad y esperanza.

Gracias por dar la cara por La Tierra, que tu vida se llene de mangos y lluvia.